BIENVENIDOS

La creación de este blog tiene como objetivo facilitar información a todas aquellas personas, estudiantes y profesionales integrales con un enfoque agro ecológico, interdisciplinario y transdisciplinario, sobre la producción, transformación, distribución y consumo agro alimentario, que responda a las necesidades locales, regionales y nacionales de seguridad y soberanía alimentaria, comprometidos con el desarrollo endógeno sustentable donde se articulen lo científico con lo técnico, lo ético-político, lo estético-lúdico y lo socio-ambiental.

miércoles, 16 de marzo de 2011

MEJORAMIENTO ANIMAL PARTICIPATIVO


Durante más de 5.000 años, hombres y mujeres agricultores han domesticado numerosas especies de  animales y han desarrollado un vasto número de variedades de ellas que se adaptan a sus necesidades específicas y a las respectivas condiciones medioambientales. Una característica de los sistemas locales de variedades animales es que mantienen una amplia diversidad dentro y entre variedades y razas locales, de esta manera los agricultores privilegian el material que satisface sus necesidades y buscan nuevas variedades. Así, el “mejoramiento genético participativo” constituye un enfoque para incrementar la agro biodiversidad y, a la vez, contribuir a la Soberanía Alimentaria.
Los campesinos y los pueblos indígenas de los países del Sur, depende de los animales para su subsistencia, su ganado, ovejas, cerdos, cabras y gallinas, producen leche, carne y huevos, fuente vital de proteínas y en muchos casos de ingreso. Les aportan cueros, lana y trabajo. Pastan en la aridez, cerros, montañas y bordes de carretera. Actúan como “bancos de ahorro” en situaciones de crisis o necesidad.
No obstante, muchas de las razas animales que campesinos e indígenas han desarrollado por miles de años se están extinguiendo. Estas, han ido siendo remplazadas por razas exóticas, las cuales dependen fuertemente de alimento y medicinas ajustadas a sus altas exigencias y se caracterizan por presentar una baja capacidad de adaptación a las condiciones locales.
Las razas de animales en los países en desarrollo están adaptadas de una forma única a los medioambientes rigurosos donde evolucionaron. Resisten enfermedades, toleran sequías y sobreviven en condiciones en las cuales las razas modernas de alto rendimiento rápidamente sucumben. Ellas dan cuerpo a rasgos genéticos que pueden ser vitales para mantener el suplemento alimentario mundial.
De este modo, campesinos e indígenas son custodios o curadores de esta biodiversidad.
Al mismo tiempo, se ha producido paulatinamente el abandono de las prácticas tradicionales de producción, siendo reemplazadas por la introducción de aquellas desarrolladas por los sistemas agroindustriales.
De esta manera, surge la necesidad de proteger y conservar este patrimonio genético. En este sentido, es factible distinguir dos posibilidades de conservación. La primera, es conservar el recurso “fuera del lugar” original, en otras palabras, la conservación de un animal fuera de su hábitat natural, esto es en un banco de genes, donde se almacena semen, células reproductivas o tejido. A esto se llama Conservación Ex Situ. La mayoría de las experiencias de conservación ex-situ, no aseguran el derecho de campesinos e indígenas a conservar, reproducir, cuidar y asegurar sus razas y en consecuencia su subsistencia y su soberanía alimentaria.
La segunda alternativa, es conservar “en el lugar”. Esto es la conservación de los animales en los propios ecosistemas y agroecosistemas de los agricultores. A esta opción se le conoce como Conservación In Situ. Organismos como la FAO recomiendan conservar animales “in situ”, dado que esto permite la coevolución de manera continua de los recursos genéticos en el entorno predominante

Mejoramiento animal participativo.
El mejoramiento genético participativo, en adelante mejoramiento participativo, responde al modo de conservación In Situ. Ha sido propuesto como una estrategia que pretende que agro productores, mejoradores y curadores trabajen en conjunto con técnicos transferencistas, sobre técnicas de mejoramiento genético que les permita modificar las características indeseables de sus variedades locales, rescatar las características deseables y adoptarlas más rápidamente.
El éxito del mejoramiento animal participativo depende del grado de apropiación de los conocimientos y tecnologías propuestas. Así la participación activa de curadores permite expresar sus habilidades creativas para generar nuevas variedades, aprovechando sus conocimientos locales.
El mejoramiento conducido de manera participativa y descentralizada toma en cuenta las condiciones agroecológicas y las prácticas culturales de los territorios donde se realizará el proceso de mejoramiento. En este sentido, tiene mejor control de las interacciones Genotipo - Ambiente. Por otro lado, considera el conocimiento local y las preferencias de los productores de los territorios, así como las preferencias y requerimientos de otros actores de la cadena productiva, esto es los consumidores locales. El mejoramiento participativo se basa en la convicción de que tanto los agricultores como los mejoradores profesionales cuentan con conocimientos y técnicas que podrían complementarse entre sí.

Objetivos del mejoramiento animal participativo.
En un sentido estratégico, el mejoramiento animal participativo propone tres objetivos:
• Promover el uso, la preservación y la valorización del conocimiento, las innovaciones y las prácticas de las comunidades indígenas y locales con el fin de conservar y usar en forma sustentable la biodiversidad.
• Desarrollar incentivos, métodos y políticas que faciliten la elaboración de estrategias para la conservación y el mejoramiento in situ de la biodiversidad agropecuaria, así como la participación de las comunidades en su diseño y en su aplicación.
• Apoyar la formulación de políticas y normas legales que reconozcan los derechos de las comunidades indígenas y locales sobre los recursos genéticos y al reparto equitativo de los beneficios derivados del uso de esos recursos.

Desde un punto de vista técnico interesa:
• Identificar los objetivos técnicos del mejoramiento.
• Generar variabilidad o diversidad genética.
• Seleccionar y evaluar dentro de poblaciones variables (conocido como selección participativa de variedades).
• Mejorar los rendimientos de acuerdo a los ambientes de los territorios definidos en el proceso de mejoramiento.
• Incrementar la resistencia a plagas/enfermedades y/o la tolerancia a diferentes estrés.
• Mantener o mejorar la calidad de los productos.
En un sentido comunitario interesa:
• Dar a conocer materiales, difundir, producir y distribuir crías.
• Dar facilidad en la adopción y difusión de las razas mejoradas a los productores.
• Conservar y valorizar la biodiversidad local.
• Fortalecer las capacidades y organización de los productores y otras instituciones involucradas.
Metodología para el mejoramiento participativo.
El desarrollo del proceso de mejoramiento participativo toma en cuenta cuatro pasos metodológicos, estos son:
• Análisis de la situación y definición de las necesidades de selección por parte de los campesinos (as) y comunidades indígenas.
• Búsqueda de materiales genéticos apropiados.
• Experimentación de los campesinos (as) e indígenas.
• Diseminación de las características, variedades, beneficios y conocimientos.

Búsqueda de materiales genéticos apropiados.
La elección de los reproductores depende del objetivo de crianza planteada.  Se aconseja utilizar variedades tradicionales y/o locales, ya que estas variedades son resistentes y adaptadas a las condicionas locales. Este sistema se basa en que los criadores campesinos se involucran en todo el proceso de selección de una especie o variedad que se esta viendo afectada, desde la definición de objetivos del proceso de selección, pasando por la selección de los individuos  que presentan las características deseadas, cruza y reproducción del material seleccionada en los propios ambiente o predios campesinos. El propósito de este tipo de proceso de selección participativa es asegurar que los animales sean seleccionados y reproducidos en condiciones ambientales y de manejo “técnico” para las cuales están adaptadas. Este proceso se fortalece por el diálogo con técnicos y científicos que aportan con su conocimiento y, que al mismo tiempo, son capaces de entender y apoyar el proceso de mejoramiento animal participativo

La importancia de la mujer indígena y campesina.

La participación femenina en un proceso de mejoramiento animal participativo  es fundamental. La mujer ha demostrado probada paciencia y capacidad en la toma de decisiones pertinentes con la conservación de las especies, asociado a la defensa de cuestiones valóricas, culinarias y nutricionales en contraste a los aspectos de valor comercial y productivo que habitualmente los varones consideran. En un sentido amplio, las mujeres cumplen en el agroecosistema roles relacionados al cultivo, la cosecha, el almacenamiento y la preparación de los alimentos. Pero quizá, ninguno de estos sea tan importante como su rol en el mejoramiento de plantas y animales, dada su experiencia en la domesticación de especies silvestres y su papel vital en la selección y almacenamiento de semillas y razas para el futuro. La mujer ha cultivado y conservado principios y valores éticos necesarios para la construcción de sociedades conectadas con modos de vida colectivos, respetuosos, sustentables y armoniosos en su diversidad biológica y humana

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada